NINOTCHKA (1939)

tmp014.jpg

Ninotchka. USA. 1939. Director: Ernst Lubistch. Guionistas: Charles Brackett, Billy Wilder y Walter Reisch, basados en una historia de Melchior Lengyel. Música: Werner R. Heymann. Fotografía: William Daniels. Intérpretes: Greta Garbo, Melvyn Douglas, Bela Lugosi, Ina Claire, Sig Rumann, Felix Bressart, Alexander Granach, Rolfe Sedan, Gregory Gaye, Rolfe Sedan, Edwin Maxwell, Richard Cale. 110 min.

El gobierno ruso envía a una estricta agente comunista a comprobar el trabajo que están realizando tres delegados comerciales soviéticos en París. Allí conocerá a un apuesto caballero que tratará de hacerla ver que la sociedad capitalista no es tan mala como ella cree.

Sin duda este mítico film es una de las más brillantes comedias de todos los tiempos y claro referente de otras comedias clásicas posteriores, como pueden ser algunos filmes del venerado Billy Wilder (no en vano él es uno de los guionistas de la cinta). La historia cuenta con un guión brillante que contiene los componentes necesarios para triunfar, una historia disparatada llena de dobles lecturas, unos personajes entrañables con el contrapunto de otros totalmente desquiciados y unas interpretaciones perfectamente ajustadas a sus papeles. Destaca sin lugar a dudas una atractiva Greta Garbo con su rictus serio y su mentalidad comunista radical que sorprenderá a propios y extraños cuando en un giro inesperado rompa a reír en una de las escenas más divertidas de la historia del cine. Y es que no fue habitual ver actuar en comedias a esta actriz tan seria y correcta, de ahí que la publicidad de la película rezase “¡Garbo ríe! (Garbo  laughs!)”, como algo sorprendente y digno de remarcar. La contrapartida a la Garbo la realiza un destacado Melvyn Douglas, como un galán que tratará de echar por tierra las fuertes convicciones de la seria protagonista. Y el contrapunto perfecto a estos dos estandartes de la belleza y la sofisticación lo componen los 3 delirantes agentes soviéticos, inconscientes y aprovechados pero provistos de un gran corazón.

El director alemán Ernst Lubistch, clásico y elegante, se mueve con soltura a lo largo de todo el film imprimiendo a todas las escenas su particular estilo. En el aspecto formal destacan los suaves movimientos de cámara con especial hincapié en algunos travellings de gran calidad, como el inicial que sigue a un recepcionista del hotel, y una fotografía en blanco y negro llena de tonos grises de gran riqueza.

Una comedia que no debe perderse ningún amante del buen cine con un gran guión, una suave crítica social y una exquisita protagonista.

Lo mejor: La risa de la Garbo.

Lo peor: La retahíla de remakes e imitaciones que ha generado.

Valoración (de 0 a 5): 3,5

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: