PYGMALION (1938)

tmp013.jpg

Pygmalion. Gran Bretaña. 1938. Directores: Leslie Howard y Anthony Asquith. Guionistas: W.P. Lipscomb, Cecil Lewis, Ian Dalrymple y Anatole de Grunwald, basados en la obra homónima de George Bernard Shaw. Música: William Axt y Arthur Honegger. Fotografía: Harry Stradling Sr. Intérpretes: Leslie Howard, Wendy Hiller, Wilfrid Lawson, Marie Lohr, Scott Sunderland, Jean Cadell, David Tree, Everley Gregg, Leueen MacGrath. 96 min.

Galardonada con el Oscar al mejor guión y la Copa Volpi al mejor actor en el festival de Venecia, esta comedia nos cuenta el experimento que realiza un profesor especialista en fonética al tratar de convertir a una vulgar vendedora ambulante de flores en una respetable dama de la alta sociedad.

La película se basa en la misma obra teatral en la que lo haría posteriormente la más popular My fair lady (George Cukor, 1964). Se trata de una comedia sencilla en su puesta en escena y correctamente realizada, con momentos cómicos bien dosificados a lo largo de la cinta, normalmente a cargo de una espléndida Wendy Hiller que demuestra grandes dotes para hacer reír al espectador con sus muecas y expresiones mundanas. La contrapartida se la da todo un galán interpretado con acierto por Leslie Howard, a la par co-director de la cinta.

Pero pese a su sencillez y supuesta superficialidad la cinta esconde un profundo mensaje acerca de la capacidad de ciertas personas de manipular a los seres que les rodean, consiguiendo modificar su forma de ser y pensar a su antojo con fines partidistas. Esto plantea un interesante debate interior en el espectador, haciéndonos reflexionar sobre la actitud del protagonista al manipular a un ser intelectualmente inferior aunque sea con fines positivos para el mismo. Como no podía ser de otra manera la atracción entre ambos personajes y que ninguno de los dos quiere ver será la clave para la resolución de los acontecimientos.

Una buena comedia a la que le falta algo de garra pero que la suple con ingenio, humor y unas buenas interpretaciones.

Lo mejor: La secuencia inicial en la calle donde se presenta a los personajes.

Lo peor: Un final ambiguo que se muestra complaciente con el protagonista.

Valoración (de 0 a 5): 2,5 

Anuncios

Etiquetas: ,

2 comentarios to “PYGMALION (1938)”

  1. Cecil B. Demente Says:

    “La lluvia en Sevilla, es una pura maravilla”, yo solo he visto la versión con Audrey Hepburn y me aburrió un poco, y eso que los musicales me encantan, lo que pasa es que las canciones no estaban subtítuladas y me perdía un poco…

  2. kimota Says:

    Amigo Demente, tengo en la recámara My fair lady (por gentileza del sr. Cabañes) la cual vi hace mucho y no tengo fresca. En cuanto la vea haré una reseña, aunque debo reconocer que el género musical no se encuentra entre mis favoritos. Eso sí, esta versión de Leslie Howard no es un musical, que quede claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: