VACACIONES EN ROMA (1953)

Roman holiday. USA. 1953. Director y productor: William Wyler. Guionistas: Ian McLellan Hunter y John Dighton. Fotografía: Henri Alekan y Franz Planer. Música: Georges Auric. Intérpretes: Gregory Peck, Audrey Hepburn, Eddie Albert, Hartley Power, Harcourt Williams, Margaret Rawlings, Tullio Carminati, Paolo Carlini. 119 min.

Siguiendo con la delicada Audrey Hepburn, nos sumergimos ahora en esta clásica comedia románica en la que una princesa europea, un poco cansada de sus obligaciones reales, decide mezclarse con la gente normal durante un viaje a la ciudad de Roma. Allí conocerá a un periodista norteamericano que disimulará no haberla reconocido y la acompañará en su ruta turística por la ciudad.

Resulta una delicia la interpretación de la simpática Audrey Hepburn, galardonada con un Oscar por esta interpretación en la que reluce en cada plano de la cinta. La química con el apuesto Gregory Peck es total (en un papel que rechazó Cary Grant), lográndose una encantadora comedia donde la picaresca del periodista por conseguir una exclusiva se irá diluyendo conforme el magnetismo de la princesa le vaya cautivando. Y el espectador lo entiende a la perfección ya que resulta irresistible el encanto de la protagonista, siendo éste uno de los motivos del éxito de la película.

El guión, por otra parte, no es más que un cuento llevado a la pantalla grande y que ha sido copiado una y mil veces, pero la sencillez y falta de pretensiones con la que está abordado unido a lo acertado de las divertidas situaciones que se van dando a lo largo del metraje, hacen que la película resulte una delicia absolutamente disfrutable. La cinta contiene varias escenas antológicas, como la visita a “la boca de la verdad”, los paseos a bordo de una Vespa o el decisivo encuentro de la princesa con la prensa, con participación de dos periódicos españoles como anécdota.

Si a esto sumamos una estupenda fotografía que nos muestra la ciudad de Roma en todo su esplendor y le unimos la brillante banda sonora del film nos encontramos ante una de las mejores historias de amor de la historia del cine.

Lo mejor: El final, dando un cierre realista a una historia de ensueño.

Lo peor: Las imitaciones que vinieron después y las que vendrán.

Valoración (de 0 a 5): 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: