VIVE COMO QUIERAS (1938)

You can’t take it with you. USA. 1938. Director y productor: Frank Capra. Guionista: Robert Riskin, basado en la obra de George S. Kaufman y Moss Hart. Fotografía: Joseph Walker. Música: Dimitri Tiomkin. Intérpretes: James Stewart, Jean Arthur, Lionel Barrymore, Edward Arnold, Mischa Auer, Ann Miller, Spring Byington. 126 min.

Ganadora de los Oscars a la mejor película y dirección, esta comedia amable nos presenta a una peculiar familia en la que cada miembro desarrolla la actividad que quiere sin tener en cuenta los convencionalismos sociales. Los problemas aparecerán cuando la hija mayor de la familia se enamore del hijo de una familia cursi y adinerada.

Se trata de un clásico muy actual, ya que en estos tiempos donde lo que impera es el enriquecerse a cualquier precio y poder presumir que somos mejores que el vecino, la película supone un soplo de aire fresco dejando ver cuáles son los valores realmente importantes de la vida. Se trata de un guión muy original sazonado con momentos muy divertidos y otros melancólicos donde el mensaje es lo importante detrás de un festival de delirante frikismo y escenas insólitas. Tal es así que momentos como la llegada del señor Kirby a la casa en el día equivocado o el baile en la calle que se marcan James Stewart y su novia con unos niños resultan de un surrealismo sorprendente. Tras una escena de lo más disparatada siempre aparece otra más inaudita si cabe.

La película transmite un buen rollo continuo al espectador pero peca de ingenua e infantil en muchas fases, con un humor demasiado suave y complaciente en el más puro estilo de su director. Tal es así que muchas escenas y situaciones resultan chirriantes y están resueltas con demasiada sencillez, como el juicio de la parte final del film con un juez en plan “coleguilla” o la poco creíble conversión que sufre el adinerado señor Kirby. Toda la cinta es bastante divertida dando los actores rienda suelta a los delirios de sus personajes. Tan solo la recta final de film se vuelve un poco más seria para dar paso al inevitable happy end.

La película incita a la anarquía y a saltarse las normas establecidas por la sociedad para alcanzar la felicidad, pero resulta curioso ver como en esa familia tan liberal también se da la hipocresía, ya que los únicos que trabajan son los negros que ejercen de criados sin derecho a divertirse como el resto de los miembros de esa especie de comuna hippy. Tampoco se explica de donde sale el dinero para que esa panda de inconscientes den rienda suelta a sus paranoias.

En definitiva, una cinta original, divertida y con momentos casi surrealistas que resulta excesivamente ingenua y se debe entender casi como un cuento de hadas. En ciertos momentos me hizo pensar en la polémica Los idiotas (Lars von Trier, 1998 ) como el reverso tenebroso y vomitivo de esta cinta clásica.

Lo mejor: La primera visita del señor Kirby y su esposa a la casa.

Lo peor: Su excesiva complacencia.

Valoración (de 0 a 5): 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: