EL APARTAMENTO (1960)

 

The apartment. USA. 1960. Director y productor: Billy Wilder. Guionistas: Billy Wilder e I.A.L. Diamond. Fotografía: Joseph LaShelle. Música: Adolph Deutsch. Intérpretes: Jack Lemmon, Shirley MacLaine, Fred MacMurray, Ray Walston, Edie Adams, Jack Kruschen, Joan Shawlee, Hope Holiday, David Lewis, Naomi Stevens, Johnny Seven, Joyce Jameson, Willard Waterman, David White, Edie Adams. 125 min.

Volvemos a sumergirnos en la filmografía de Billy Wilder con dos obras maestras reconocidas unánimemente por la crítica internacional. En primer lugar con El apartamento, una comedia agridulce con grandes dosis de ironía ganadora de 5 Oscars incluyendo los de mejor película, director y guión. C.C. Buxter es un empleado de una firma de seguros que vive solo en un sencillo apartamento el cual presta a sus superiores para que se encuentren allí con sus amantes. Gracias a estos favores conseguirá mejorar su posición en la empresa.

Con esta trama políticamente incorrecta y que en su día fuera blanco de las críticas de los sectores más conservadores, la genial pareja de guionistas Wilder – Diamond tejen una comedia cargada de acidez y dobles lecturas, con una excelente galería de personajes encabezados por un inconmensurable Jack Lemmon como gris oficinista de nula personalidad pero gran corazón, capaz de rebajarse ante sus jefes con tal de evitarse problemas e ir ganando peso en la empresa. Shirley MacLaine borda el papel de ascensorista de la cual quedará prendado el inocente trepa y, junto a él, cualquier espectador masculino con un mínimo de sensibilidad. Por último destacar también la interpretación de Fred MacMurray como máximo dirigente de la empresa, un personaje con dos caras que representa la doble moral que supone tener una familia convencional aparentemente feliz y a la vez una amante a la que promete el cielo y las estrellas pero que realmente no es más que un entretenimiento para él. Un papel poco habitual en un actor que hasta ese momento se había consolidado en registros totalmente opuestos a este personaje.

Detrás de los gags, el humor corrosivo y las escenas románticas se esconde como tema principal de la cinta una profunda reflexión acerca de la soledad, siendo el máximo exponente de la misma el ingenuo oficinista que interpreta Jack Lemmon pero también representada en los personajes de MacLaine y MacMurray. Muy elocuentes son la escena de Lemmon pasando la noche en plena calle con un catarro de aúpa al recibir la llave equivocada o la del mismo personaje en la puerta del teatro esperando a una cita que nunca llegará. Resulta desolador ver a este individuo, patético pero a la vez entrañable, solo y sin un amigo al que acudir en todo Nueva York. Tan solo su vecino médico, pese a la negativa imagen que Lemmon se ha labrado en su edificio, acudirá en su auxilio en uno de los momentos clave de la película.

Los escenarios son también protagonistas de la película, especialmente el triste apartamento que da título a la película, con su decoración simple pero muy significativa y plagado de diversos utensilios como la raqueta de tenis para escurrir espaguetis que denotan la personalidad del protagonista. También son destacables las diversas estancias de la oficina en la que trabajan los protagonistas, especialmente los ascensores como metáfora del ansiado ascenso de Lemmon o la sala llena de mesas y luces encendidas en la que empieza la película.

Las escenas memorables se suceden una tras otra, la mayoría de ellas con resultados desastrosos para nuestro protagonista en las que demuestra su cobardía y pocas luces, hasta llegar a la mítica escena en la que Lemmon entrega la llave a su jefe y saca por fin a relucir un carácter que llevaba escondiendo toda la película. El final también es antológico, con una MacLaine desapareciendo en la oscuridad y su memorable carrera hacia un destino que hará que nos reconciliemos con el protagonista mientras nos queda una satisfactoria sonrisa en los labios.

Un guión redondo, sin cabos sueltos, que da lugar a una obra maestra sin paliativos.

Lo mejor: Un espejito roto en el que se reflejan las fracturadas vidas de los tres protagonistas.

Lo peor: Nada en absoluto.

Valoración (de 0 a 5): 5

Anuncios

2 comentarios to “EL APARTAMENTO (1960)”

  1. Cecil B. Demente Says:

    Tremenda película, ¡es que Wilder es mucho Wilder!
    La pareja protagonista y el director se volverían a reunir en la no menos divertidísima Irma la dulce, CINE en mayúsculas.

  2. objetivofilms Says:

    Genial película que tuve el placer de descubrir hace poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: