CON FALDAS Y A LO LOCO (1959)

Some like it hot. USA. 1959. Director y productor: Billy Wilder. Guionistas: Billy Wilder e I.A.L. Diamond. Fotografía: Charles Lang. Música: Adolph Deutch. Intérpretes: Marilyn Monroe, Tony Curtis, Jack Lemmon, George Raft, Pat O’Brien, Joe E. Brown, Behemiah Persoff, Joan Shawlee, Billy Gray, Dave Barry, Harry Wilson. 120 min.

Y seguimos con otra obra maestra del genial Billy Wilder, la que probablemente sea su película más conocida para el gran público. En ella se nos presenta a dos músicos del montón que se ven obligados a huir tras presenciar un ajuste de cuentas entre dos bandas de mafiosos en la época de la ley seca. Ante la falta de oportunidades y su necesidad de pasar desapercibidos deciden vestirse de mujeres para formar parte de una banda musical femenina. A partir de ese momento los equívocos y situaciones pintorescas se sucederán una tras de otra.

Se trata de una comedia alocada, divertidísima, con un guión milimétrico plagado de ironía y humor picante que hace malabarismos para sortear la censura de la época. Y vaya si lo consigue, con situaciones y diálogos llenos de dobles sentidos, un travestismo incipiente y una neumática Marilyn Monroe a la que explota al máximo en su sensualidad gracias a unos planos e iluminación muy estudiados unidos a un vestuario inconcebible para la época.

La película se inicia como si de una cinta de cine negro se tratara, aunque marcada desde el principio con el ritmo acelerado característico de esta pareja de guionistas. A partir de ahí el humor no deja tregua al espectador, esta vez sin el poso de amargura y de realismo crudo con el que impregnaron otras de sus grandes obras. Los diálogos son impagables y las situaciones rocambolescas en las que se ven envueltos los protagonistas en sus roles femeninos son de una imaginación desbordante.

El trío protagonista se encuentra en estado de gracia en esta película a pesar de los roces que Tony Curtis y Marilyn Monroe tuvieron durante el rodaje, y de los retrasos y continuos errores con los que la rubia platino desesperó al director austriaco. Jack Lemmon inició su próspera relación con Wilder en esta cinta, y lo hizo con una interpretación soberbia y divertidísima. Sobre él que recaen los momentos más cómicos de la película, saliéndole el tiro por la culata en cada una de las ocasiones hasta llegar a ese final antológico, probablemente el más famoso de la historia del cine. Tony Curtis también hace un papel extraordinario, llegando a desdoblarse en tres personajes diferentes a lo largo de la cinta con gran soltura en todos ellos. Y la sensual Marilyn Monroe hace su mejor papel interpretando a la alocada Sugar Kane, un personaje hecho a la medida de las aptitudes y limitaciones de la actriz. Hay que resaltar también al veterano Joe E. Brown como anciano millonario que caerá rendido ante los encantos de un Jack Lemmon travestido.

Una de las mejores comedias de la historia del cine, atrevida y muy imaginativa, que contradice la frase final ante su manifiesta perfección.

Lo mejor: La fiesta de chicas en la cama de Lemmon.

Lo peor: ¿Alguien se atreve a poner algún pero?

Valoración (de 0 a 5): 5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: