LOS CRIMENES DE OXFORD (2008)

The Oxford murders. España – Francia. 2008. Director: Alex de la Iglesia. Guionistas: Alex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría, basados en la novela de Guillermo Martínez. Productores: Alvaro Augustín, Mariela Besuievski, Gerardo Herrero, Alex de la Iglesia y Elena Manrique. Fotografía: Kiko de la Rica. Música: Roque Baños. Intérpretes: Elijah Wood, John Hurt, Leonor Watling, Julie Cox, Burn Gorman, Anna Massey, Jim Carter, Dominique Pinon. 107 min.

El carismático Alex de la Iglesia vuelve a rodar un film en la lengua de Shakespeare con actores extranjeros. En esta ocasión estamos ante una obra de misterio en la que un estudiante universitario norteamericano y un afamado profesor de lógica seguirán las pistas de una serie de asesinatos cometidos en la ciudad de Oxford, al parecer siguiendo los patrones de una secuencia lógica.

Y nos preguntamos por qué se empeña el director bilbaíno en salir de terreno patrio, cuando su producción más brillante la ha realizado en casa y con temáticas muy nacionales. Ha buscado de la Iglesia un estilo muy diferente al de su anterior producción y cuesta reconocerle durante el visionado de la cinta. Tan solo se le aprecia en momentos puntuales mediante personajes marca de la casa, como son el padre del niño enfermo o el loco con los miembros amputados. Por lo demás nos encontramos con una cinta de corte muy británico, al estilo de las adaptaciones de novelas de Agatha Christie.

La trama entretiene e intriga desde su frialdad, pero no atrapa al espectador en ningún momento. Los personajes son auténticos estereotipos carentes de interés que resultan muy lejanos al espectador. El mediocre Elijah Wood hace lo que puede con su cara de adolescente despistado y el veterano John Hurt resulta sobreactuado y poco creíble como catedrático endiosado. Especialmente lamentable resulta el personaje de la habitualmente correcta Leonor Watling, tópico, vacío y con la única misión de calentar al personal mediante su catarata mamaria. Sólo se salva Julie Fox con un personaje misterioso al que dota de un aire extraño.

Técnicamente la cinta es impecable, con una buena fotografía y una magnífica banda sonora. Como ejemplo sirva el plano secuencia en el que se descubre el primer cadáver. Pese a ello, muchas escenas resultan totalmente forzadas y poco creíbles, como el primer encuentro entre la Watling y el ex-hobbit o la del aeropuerto cerca del final.

Los acertijos, leitmotiv de la trama, se escapan casi siempre al conocimiento del espectador, lo que no sienta nada bien. Para colmo la película tiene trampa, y nos tortura con un giro final de los que tanto cabrean a los críticos serios.

Patinazo de un gran director que debe volver a lo que mejor sabe y dejar a los ingleses tranquilos en su isla.

Lo mejor: Julie Fox con su mirada misteriosa.

Lo peor: La resolución inesperada con giro innecesario.

Valoración (de 0 a 5): 1,5 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: