FUNNY GAMES (1997)

Funny games. Austria. 1997. Director y guionista: Michael Haneke. Productor: Veit Heiduschka. Fotografía: Jürgen Jürges. Intérpretes: Susanne Lothar, Ulrich Mühe, Arno Frisch, Frank Giering, Stefan Clapczynski, Doris Kunstmann108 min.

Terrible historia del alemán Michael Haneke en la que una familia acomodada se verá acosada por una pareja de jóvenes de aspecto inocente y refinado pero que poco a poco irán mostrando sus sádicas intenciones, haciéndolos cautivos en su propia casa en la que vivirán un auténtico infierno.

Mediante un estilo frío y lento, con abundantes escenas interminables llenas de silencios y un amplio uso de la cámara fija, el controvertido director nos ofrece un estudio de la violencia en la sociedad moderna mediante una historia tan tremenda que resulta inevitable no revolverse en la butaca mientras se presencia. Pese a la brutalidad de la cinta, la violencia siempre queda fuera de campo lo que la hace aún más aterradora si cabe, ya que es la imaginación del espectador la que pone imágenes a las barbaridades que acometen la pareja de sádicos que asedian la casa. Tal es así que en la escena del primer asesinato, probablemente la más tremenda de la película, no vemos absolutamente nada ya que transcurre mientras la cámara se encuentra en otra habitación para posteriormente quedarse fija en un televisor manchado de sangre cuando vuelve a la escena del crimen, consiguiendo un desconcierto y angustia máximos en el impávido espectador.

Aún más aterradores resultan los diversos guiños que uno de los secuestradores hace a la cámara mediante sonrisitas y comentarios jocosos, buscando la complicidad del espectador que permanece inmóvil y sudoroso en su asiento. Estas licencias que se permite Haneke liberan momentáneamente la tensión que se vive en la pantalla, consiguiendo que soportemos el visionado total de la cinta al mostrarnos de esta forma evidente que todo es una ficción. Esto mismo es llevado al extremo en la controvertida escena del mando a distancia, que inicialmente puede chirriar al interrumpir tan bruscamente el único momento en el que se vislumbra algo de esperanza, pero que posteriormente nos damos cuenta que se trata de una nueva señal en la que el insensible director nos demuestra quien lleva las riendas y nos anticipa cómo va a terminar todo.

Las interpretaciones son absolutamente magistrales, empezando por la familia acosada cuya angustia traspasa la pantalla atenazando al respetable, con momentos tan brillantes como la huída del niño o la desesperada búsqueda de ayuda por parte de la madre, y terminando por la pareja de secuestradores cuyo cabecilla, un Arno Frisch que ya demostró sus instintos homicidas en la aséptica El video de Benny (Michael Haneke, 1992), hace una interpretación magistral, posiblemente una de las más aterradoras a la vez que irónicas de la historia del cine.

Una cinta que no deja indiferente a nadie, de complejo visionado y no apta para mentes sensibles, que hace sudar la gota gorda del espectador para provocar profundas reflexiones en los días sucesivos a su visionado. Además, la cinta mantiene toda su fuerza cuando la volvemos a ver pese a que sea imposible repetir el impacto que provoca la primera vez.

Lo mejor: El guiño que Frisch realiza a la cámara mientras la madre busca a la mascota de la familia, y que vaticina lo que se nos viene encima.

Lo peor: Que no esté nada lejos de la realidad.

Valoración (de 0 a 5): 4,5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: