LOS MEJORES AÑOS DE NUESTRA VIDA (1946)

The best years of our lives. USA. 1946. Director: William Wyler. Guionista: Robert E. Sherwood, basado en la novela de MacKinlay Kantor. Productor: Samuel Goldwyn. Fotografía: Gregg Toland. Música: Hugo Friedhofer. Intérpretes: Dana Andrews, Fredric March, Myrna Loy, Harold Russell, Teresa Wright, Virginia Mayo, Cathy O’Donnell, Hoagy Carmichael. 172 min.

Vayamos a continuación con una batería de clásicos. Para empezar nada menos que una de las obras laureadas con más Oscars de la historia del cine, 8 estatuillas entre las que destacan las de mejor película, director, guión adaptado y actor secundario. En ella se nos relata el regreso a casa de tres combatientes norteamericanos en la segunda guerra mundial, los cuales pese a ser recibidos como héroes verán como poco a poco resultan marginados por la sociedad y sus seres más cercanos.

Se trata de una emotiva historia estupendamente desarrollada aunque alargada en exceso, especialmente en lo que al tramo final se refiere. Su arranque es espectacular, con los tres protagonistas regresando de la guerra y a los que vamos conociendo poco a poco de forma muy sencilla y natural. Rápidamente nos encariñamos con los tres personajes, especialmente cuando comenzamos a conocer sus vidas a fondo y los problemas que les genera el haber estado tanto tiempo apartados de sus seres queridos.

La historia del joven soldado que ha perdido sus manos es la que primero cala en el espectador ante el impacto que produce verle manejar con gran naturalidad un par de garfios retráctiles. Sin embargo, la alegría y destreza del joven son sólo una máscara que oculta el trauma que guarda en su interior y que le lleva a alejarse de su prometida. En segundo lugar tenemos al personaje interpretado por Dana Andrews, el cual se debate entre continuar con una esposa a la que no ama y que le desprecia o sucumbir al amor que nace entre él y la joven hija de uno de sus amigos. Esta historia es la más convencional de las tres aunque esté perfectamente desarrollada e interpretada, especialmente por la joven Teresa Wright. Por último, Frederic March hace una interpretación soberbia en la mejor de las tres historias, la de un tradicional esposo y padre de familia que se siente extraño tras el largo tiempo que ha estado separado de su mujer e hijos, a los que no ha visto crecer y convertirse casi en adultos. Además comprobará como su propia personalidad ha cambiado tras el paso por el frente.

La película tiene un gran mérito por ser pionera en un tema peliagudo para la época aunque hoy día nos suene a muy visto. Además realiza un alegato antibelicista nada explícito aunque contundente. Si a todo esto unimos el conjunto de sensaciones y sentimientos que es capaz de transmitirnos con gran acierto y suma delicadeza, podemos decir que nos encontramos ante una película básica para entender todo el cine bélico que llegaría posteriormente.

Lo mejor: La noche de borrachera de los excombatientes tras su regreso.

Lo peor: Una recta final un tanto empalagosa.

Valoración (de 0 a 5): 3,5

Anuncios

Una respuesta to “LOS MEJORES AÑOS DE NUESTRA VIDA (1946)”

  1. hannia Says:

    donde se puede conseguir la pelícual en costa rica?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: