TESTIGO DE CARGO (1957)

Witness of prosecution. USA. 1957. Director: Billy Wilder. Guionistas: Billy Wilder y Harry Kurnitz, basados en una adaptación de Larry Marcus de una novela de Agatha Christie. Productor: Arthur Hornblow Jr. Fotografía: Russell Harlan. Música: Matty Malneck. Intérpretes: Tyrone Power, Marlene Dietrich, Charles Laughton, Elsa Lanchester, John Williams, Una O’Connor, Henry Daniel, Norma Varden, Torin Thatcher, Philip Sonidoge, Ian Wolfe, Francis Compton. 116 min.

Un prestigioso abogado criminalista de Londres acepta defender al acusado del asesinato de una rica dama con quien mantenía una relación amistosa a pesar de las numerosas y contundentes pruebas que hay en su contra. El testimonio de la esposa del acusado resultará decisivo para el devenir de los acontecimientos.

Se trata de una excelente producción que cuenta con un guión redondo en el que no faltan la intriga, la sorpresa ni el humor, todo ello dosificado con precisión milimétrica haciendo funcionar la película de forma perfecta. Los diálogos son muy buenos y resultan de una naturalidad pasmosa, a la vez que están cargados de ironía y un continuo humor socarrón. Todo ello a cargo de unos actores en estado de gracia que dan una excelente lección interpretativa. A destacar especialmente el orondo abogado que interpreta un corrosivo Charles Laughton y la turbadora esposa del acusado a la que da vida una maquiavélica Marlene Dietrich.

La película se divide en dos bloques claramente diferenciados. El primero consta de la presentación de los personajes y el caso, con diálogos acelerados llenos de ironía y un humor continuado que se sitúa en segundo plano. A destacar la primera aparición de Marlene Dietrich y su primera entrevista con los abogados, donde el carácter chulesco y la presuntuosidad de la alemana dan un contrapunto perfecto a la naturalidad del resto de personajes. También es muy brillante la escena del flashback en el que se explica como la pareja se conoció en un club lleno de soldados. La segunda parte de la cinta se centra en el juicio, el cual resulta sumamente entretenido sin que decaiga el interés en ningún momento. La cara de desesperación de Tyrone Power ante las declaraciones de los diferentes testigos resulta todo un poema, destacando de nuevo el momento Dietrich en el que efectúa una declaración que sorprende a todos.

Una gran película de juicios que mezcla a la perfección el humor simpático y socarrón con una trama interesante resuelta brillantemente en un inesperado giro final.

Lo mejor: La persistente enfermera cuidadora de Laughton (su esposa en la vida real).

Lo peor: Una cierta falta de originalidad.

Valoración (de 0 a 5): 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: