ANATOMIA DE UN ASESINATO (1959)

Anatomy of a murder. USA. 1959. Director y productor: Otto Preminger. Guionista: Wendell Mayes, basado en la novela de John D. Voelker. Fotografía: Sam Leavitt. Música: Duke Ellington. Intérpretes: James Stewart, Lee Remick, Ben Gazzara, Arthur O’Connell, George C. Scott, Eve Arden, Kathryn Grant, Joseph N. Welch. 160 min.

Con 7 nominaciones a los Oscar aunque incomprensiblemente sin ninguna estatuilla conseguida, esta excelente cinta de juicios nos detalla la defensa que ejerce un curioso abogado aficionado al jazz y la pesca de un policía que ha asesinado fríamente al hombre que presuntamente ha violado a su mujer.

Se trata de una de las mejores películas sobre abogados de la historia del cine, a la cual no le pesa el alargado metraje pese a estar centrada casi su totalidad en la sala donde se celebra el juicio. El guión es milimétrico, contando con una trama muy interesante en la cual tiene gran importancia un tema tan peliagudo como el de una violación, sobre la que se realizan diversas especulaciones de manera muy clara a pesar de la época. A su vez el drama y la tensión del juicio se ven continuamente salpicados de momentos más o menos humorísticos, especialmente de la mano de los colaboradores de James Stewart y del juez de la sala.

Mención especial merecen unos personajes sumamente interesantes con unas personalidades bien definidas y absolutamente creíbles. Las interpretaciones de todos los actores rayan un altísimo nivel, destacando un James Stewart inconmensurable sobre el que recae el peso de la trama y una Lee Remick seductora e inconsciente que se muestra como insustituible en el complejo papel que le toca interpretar. El elenco de secundarios es igualmente brillante, con los fiscales y el juez destacando en las escenas del juicio y el torpe ayudante del abogado aportando un toque simpático a la cinta.

Todas las declaraciones de los testigos, realizadas por estupendos actores de forma impecable, aportan datos de interés para que el espectador se haga una idea de lo que realmente ocurrió y acabe de conocer a fondo a los personajes. Sin duda se trata de una gran película de la historia del cine y una de las mejores de su género, lo cual consigue sin estridencias ni giros inesperados. Y todo ello con el imparable ritmo de Duke Ellington que elabora una banda sonora que resultará una delicia para los amantes del jazz.

Lo mejor: La sensualidad y falta de sentido común que demuestra el personaje de Lee Remick.

Lo peor: El comentario del juez sobre el término “bragas”.

Valoración (de 0 a 5): 4,5

Anuncios

Una respuesta to “ANATOMIA DE UN ASESINATO (1959)”

  1. el gatute Says:

    Una de las películas judiciales que mejores recuerdos tengo, junto a testigo de cargo.

    Estoy contigo, en que los comentarios sobre las violaciones chirrían en la época en que se presentó la película, sobretodo viendo como luego simples besos eran censurados.

    Me ha encantado tu blog.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: