EL INCREIBLE HOMBRE MENGUANTE (1957)

The incredible shrinking man. USA. 1957. Director: Jack Arnold. Guionista: Richard Matheson, basado en su propia novela. Productor: Albert Zugsmith. Fotografía: Ellis W. Carter. Música: Irving Gertz, Elliot Lawrence, Hans J. Salter y Herman Stein. Intérpretes: Grant Williams, Randy Stuart, April Kent, Paul Langton, Raymond Bailey, William Schallert, Billy Curtis. 81 min.

Seguimos con otro clásico de la ciencia ficción, una pequeña joya del fantástico en la que su protagonista empezará a notar que su cuerpo comienza a perder altura y peso tras atravesar una misteriosa niebla radiactiva. Con el paso de las semanas nuestro protagonista comprobará con horror que su encogimiento parece no tener fin.

Estamos ante un relato sorprendente en el que el ambiente de misterio y sorpresa iniciales se irán transformando en una aventura épica en la que el diminuto protagonista luchará desesperadamente por la supervivencia.

Así pues, la película se puede considerar dividida en dos bloques. El primero, en el que conoceremos a los protagonistas y el comienzo de la pesadilla, está dotado de unos efectos especiales muy cuidados, que para nada han quedado anticuados, y que son utilizados al servicio del vivir cada día de un ser cada vez más pequeño. Detalles como el teléfono y el sofá gigantescos, la conversación en un bar con una enanita del circo o la vida en la casa de muñecas consiguen que la película deje un recuerdo inolvidable en el espectador al combinar con acierto el drama del protagonista con dichas curiosidades de su día a día.

La segunda parte de la cinta es mucho más dramática, con el minúsculo protagonista atrapado en el sótano de su casa batallando por su supervivencia. Aquí los pensamientos del actor inundan las escenas, llegando a resultar algo cargante tal cantidad de reflexiones acerca de la existencia del ser humano y su papel en el universo. Pese a ello, también son numerosas las escenas antológicas dotadas de brillantísimos efectos especiales, como la tremenda batalla con una araña.

Mención a parte hay que hacer del estupendo final metafísico, que sirve como colofón a una gran película que sabe sacar un altísimo partido a su bajo presupuesto. Una joya de la serie B.

Lo mejor: El ataque del gato a la casa de muñecas.

Lo peor: Un excesivo trascendentalismo en la recta final.

Valoración (de 0 a 5): 3,5

Anuncios

Una respuesta to “EL INCREIBLE HOMBRE MENGUANTE (1957)”

  1. Cecil B. Demente Says:

    Una de mis películas preferidas de toda la vida, pura magia visual. es que uno es superfan de Matheson, oiga…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: