AL FINAL DE LA ESCALERA (1980)

The changeling. Canadá. 1980. Director: Peter Medak. Guionistas: William Gray y Diana Maddox, basados en una historia de Russell Hunter. Productores: Garth H. Drabinsky y Joe B. Michaels. Fotografía: John Coquillon. Música: Rick Wilkins. Intérpretes: George C. Scott, Trish Van Devere, Melvyn Douglas, John Colicos, Jean Marsh, Barry Morse, Madeleine Thornton-Sherwood, Helen Burns, Ruth Springford. 107 min.

Seguimos con el terror y los fenómenos extraños con esta cinta canadiense en la que un compositor que ha sufrido la terrible pérdida de su mujer e hijo se instala en un antiguo caserón en el que comenzarán a ocurrir cosas muy extrañas. Estos fenómenos unidos a continuas visiones de muerte le harán investigar en el terreno de lo paranormal.

Se trata de una cinta cuyo mayor mérito reside en el clima de inquietud que sabe crear sin necesidad de recurrir a sustos repentinos ni a efectos especiales. Toda la fuerza está en un estructurado guión que va mostrando sus cartas poco a poco, quizá con excesiva calma, para desembocar en un final un tanto efectista para lo que ha sido el desarrollo de la cinta.

La película está considerada como una obra de culto entre muchos fans del género, ya que sienta las bases de lo que serán las posteriores cintas de fantasmas, pero hay que reconocer que a su vez bebe claramente de otros clásicos del terror de décadas anteriores, lo que pone en tela de juicio su supuesta originalidad. En cualquier caso hay que decir que sabe aplicar con corrección las normas del género y evita caer en tópicos innecesarios ni en concesiones a la comercialidad, lo cual es muy de agradecer. Pero tanto evita los convencionalismos que por momentos la cinta llega a aburrir, con escenas excesivamente alargadas en las que esperamos pacientemente la manifestación de alguno de los espíritus burlones de la casa.

George C. Scott lleva todo el peso de la trama de forma convincente, aunque resulte un actor carente del carisma necesario para pasar tantos minutos a solas con la cámara.

Una buena película que consigue una atmósfera inquietante pero que se ve lastrada por un desarrollo excesivamente lento y que llega a chirriar en los escasos momentos en que se nos muestra la fantasía de forma explícita.

Lo mejor: La pelotita cayendo por la escalera.

Lo peor: La persecución de la silla de ruedas vacía.

Valoración (de 0 a 5): 2,5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: