CROMOSOMA 3 (1979)

The brood. Canadá. 1979. Director y guionista: David Cronenberg. Productor: Claude Héroux. Fotografía: Mark Irwin. Música: Howard Shore. Intérpretes: Oliver Reed, Samantha Eggar, Art Hindle, Cindy Hinds, Henry Beckman, Nuala Fitzgerald, Susan Hogan, Gary McKeehan. 92 min.

Terrorífica historia del maestro Cronenberg en un film que representa un salto cualitativo con respecto a sus obras anteriores y que particularmente se sitúa entre mis favoritas de su carrera. Reincidiendo en sus obsesiones (doctores chiflados, experimentos incontrolados, mutaciones de la carne, …) el canadiense nos presenta a un revolucionario psiquiatra que utiliza una terapia especial con determinados pacientes mediante la cual consigue una manifestación somática de las obsesiones de sus enfermos. Pero esta técnica tendrá consecuencias desastrosas para una de sus más especiales pacientes y sus seres queridos.

Se trata de una cinta de las que no se olvida uno fácilmente, plagada de escenas antológicas de lo más espeluznante y que pueden resultar repulsivas para espectadores sensibles no iniciados en el universo Cronenbergiano. El asesinato de la profesora delante de sus alumnos infantiles o la imagen de la madre lamiendo a su retoño “recién nacido” son escenas que quedan grabadas en la retina. El guión nos presenta una distorsionada historia de amor materno llevado a sus últimas consecuencias, donde los celos y obsesiones de una madre enferma mentalmente dan lugar a una serie de terribles acontecimientos, gracias a la retorcida imaginación del cineasta canadiense.

Una impresionante Samantha Eggar supone el eje sobre el que giran el resto de personajes, un engreído doctor que interpretado Oliver Reed, un padre desesperado que se ve venir lo peor (Art Hindle) y una deliciosa niña que nos recuerda a la Carol-Anne de Poltergeist (Tobe Hooper, 1982) que será la que acabará sufriendo las locuras de su madre (Cindy Hinds).

Gran película no apta para todos los paladares, narrada con el frío estilo habitual del director canadiense y que continúa marcando las bases de lo que será su filmografía posterior.

Lo mejor: El escalofriante alumbramiento de Samantha Eggar.

Lo peor: El careto de la prole de ms. Eggar.

Valoración (de 0 a 5): 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: