Archive for the ‘Western’ Category

PASION DE LOS FUERTES (1946)

26 junio 2008

My darling Clementine. USA. 1946. Director: John Ford. Guionistas: Samuel G. Engel y Winston Miller, basados en una historia de Sam Hellman sobre un libro de Stuart N. Lake. Productor: Samuel G. Engel. Fotografía: Joseph MacDonald. Música: Cyril J. Mockridge y David Buttolph. Intérpretes: Henry Fonda, Linda Darnell, Victor Mature, Walter Brennan, Tim Holt, Ward Bond, Cathy Downs, Alan Mowbray, John Ireland, Grant Withers, Jane Darwell. 97 min.

Este clásico western del maestro John Ford nos narra el mítico duelo acontecido en O.K. Corral entre los hermanos Earp y los Clanton. Tras resultar asesinado uno de sus hermanos y serle robado su ganado, Wyatt Earp acepta el puesto de sheriff de la ciudad de Tombstone para imponer la ley en la salvaje ciudad y hacer pagar a los culpables de semejante tropelía.

Se trata de una cinta rodada con una maestría soberbia, donde la trama transcurre con una naturalidad pasmosa mediante un estilo sobrio y austero. El guión avanza firme aunque con alguna fase un tanto lenta en la parte central de la cinta, y las interpretaciones resultan modélicas, especialmente la de un Henry Fonda cuya imagen en el porche balanceándose en su silla es ya mítica en la historia del cine. También destacable resulta Linda Darnell como la celosa y seductora Chihuahua, un personaje difícil de olvidar pese a sus pesaditas canciones. Al que encuentro desubicado es a Victor Mature como Doc Holliday, un actor al que no me creo en un papel de llorón que elige siempre la peor opción.

Realmente la película es antes una historia de amor que un western a la antigua usanza, pudiéndose decir que la historia de celos tiene más fuerza y carácter que el odio que se profesan los Earp y los Clanton. Se echa de menos que se nos dé alguna explicación más acerca de la relación que existió entre Doc Holliday y Clementine Carter y que tiene tan traumatizado al pobre chico, ya que la joven resulta ser un personaje fantasma que desencadena la tormenta pero del que nada sabemos. A pesar de la dominante parte romántica, los momentos puramente de género están rodados con la maestría propia de Ford, con unos planos para enmarcar y una tensión que se puede cortar con cuchillo, especialmente en el ansiado duelo final que se encuentra rodado con una maestría apabullante.

Un gran western que sin llegar a ser una de las obras maestras de Ford está a una gran altura a pesar de los altibajos que presenta a lo largo de su metraje.

Lo mejor: El primer encuentro entre Wyatt Earp y Chihuahua.

Lo peor: Los ataques de tos de Victor Mature.

Valoración (de 0 a 5): 3,5

EL HOMBRE QUE MATO A LIBERTY VALANCE (1962)

28 marzo 2008
tmp032.jpg

The man who shot Liberty Valance. 1962. USA. Director: John Ford. Guionistas: James Warner Bellah y Willis Goldbeck, basados en una historia de Dorothy M. Johnson. Música: Cyril Mockridge. Fotografía: William H. Clothier. Intérpretes: James Stewart, John Wayne, Lee Marvin, Vera Miles, Edmond O’Brien, Andy Devine, Jeanette Nolan, John Qualen, Woody Strode, Lee Van Cleef, Strother Martin, Denver Pyle. 123 min.

A través de un largo flashback que abarca casi toda la cinta, un senador estadounidense relata a un periodista la verdadera historia del hombre que mató al mítico asesino Liberty Valance, hecho que significó el punto de partida para instaurar la democracia en el salvaje oeste.

Estamos ante uno de los westerns más redondos de la historia del cine, donde el maestro Ford se superó a sí mismo con una historia plagada de escenas míticas y diálogos imborrables. Con un sentido narrativo soberbio, se nos presenta a dos personajes contrapuestos, un abogado que cree firmemente en las leyes y el sistema judicial norteamericano interpretado de forma magistral por James Stewart, y un vaquero interpretado por John Wayne, algo tosco y rudo en sus maneras pero dotado de un sentido de la responsabilidad que le hace ser una gran persona. Entre ambos personajes existe el respeto mutuo más que la amistad, ayudándose mutuamente incluso en situaciones límite pese a estar enfrentados por el amor de una mujer, una espléndida Vera Miles cargada de ternura pese a su enérgico carácter.

Resulta sorprendente la cantidad de escenas magistrales que se van sucediendo en la pantalla, como la del filete en el restaurante, la del incendio en la casa de Tom Doniphon, la de la votación, la del debate electoral… en fin, una sucesión de momentos mágicos e irrepetibles rodados con gran fuerza y precisión. A destacar las escenas corales en las que multitud de personajes se mueven por la pantalla de forma absolutamente coordinada, así como los movimientos de cámara en las escenas interiores.

La riqueza de la cinta es enorme ya que, sumada a la brillantez técnica e interpretativa nos encontramos con un guión de múltiples lecturas el cual, camuflado bajo una historia clásica de pistoleros del oeste, nos cuenta una historia amor y amistad, nos muestra la gran distancia que existe entre la realidad y las leyendas populares, y realiza una reflexión acerca de la política y el poder de convicción de las masas. Una película obligatoria para saber lo que es el buen cine.

Lo mejor: El debate y show electoral que organizan para ganar votos, un espectáculo casi tan lamentable como en nuestros días.

Lo peor: Lo previsible de su final.

Valoración (de 0 a 5): 5

JOHNNY GUITAR (1954)

25 marzo 2008

tmp024.jpg

Johnny Guitar. USA. 1954. Director: Nicholas Ray. Guionistas: Philip Yordan, basado en la novela homónima de Roy Chanslor. Música: Victor Young. Fotografía: Harry Strading. Intérpretes: Joan Crawford, Sterling Hayden, Mercedes McCambridge, Scott Brady, Ward Bond, Ben Cooper, Ernest Borgnine, John Carradine. 110 min.

Hagamos un sabroso paréntesis entre tanto estreno y cine moderno para enriquecernos con algunas obras clásicas del cine. Para comenzar nada menos que este atípico western dirigido por Nicholas Ray, autor de películas míticas como Rebelde sin causa (1955) y de otras épicas como Rey de reyes (1961) o 55 días en Pekín (1963). La historia nos cuenta los problemas que tiene Vienna, la propietaria de un salón de juego en las afueras de una ciudad del oeste americano, con los habitantes del lugar al relacionársela con una banda de presuntos atracadores. La aparición de un extranjero que viaja con su guitarra resultará determinante para el devenir de los acontecimientos.

Con un bajísimo presupuesto esta película alcanzó un gran éxito de taquilla en la época de su estreno, así como la unanimidad de la crítica al considerarlo como uno de los mejores westerns de la historia del cine. Y gran parte de su atractivo reside en lo poco convencional de su planteamiento, siendo la auténtica protagonista de la cinta una impetuosa Joan Crawford, una mujer dura y con las ideas muy claras que se enfrentará a una obsesionada Mercedes McCambridge en un duelo femenino sin precedentes. Y es que los protagonistas masculinos quedan relegados a un segundo plano ante unos personajes tan potentes como son estas dos mujeres (especialmente la primera), que nos ofrecen unas interpretaciones soberbias. Realmente estamos ante una historia de amor y celos, culpables del odio que se profesan ambas féminas y que llevarán hasta extremos insospechados, todo ello bajo el disfraz de una cinta del oeste con un engañoso título que para hacer justicia debiera haber sido el de Vienna, personaje interpretado por la Crawford.

La película cuenta con una estupenda fotografía llena de colorido y una mítica banda sonora, pero lo que más destaca es un guión lleno de escenas imborrables y diálogos míticos que ya han pasado a la historia del cine, como el que llevan a cabo Joan Crawford y Sterling Hayden cuando se produce su tenso reencuentro: “Miénteme. Dime que me has esperado todos estos años.”Una película mítica que no debe perderse ningún amante del buen cine.

Lo mejor: La fuerza de los diálogos.

Lo peor: El forzado rescate de la horca.

Valoración (de 0 a 5): 4,5