Posts Tagged ‘USA’

THE CELLAR DOOR (2007)

2 abril 2008
tmp041.jpg

The cellar door. USA. 2007. Director: Matt Zettell. Guionista: Christopher Nelson. Fotografía: Skye Borgman. Intérpretes: James DuMont, Michelle Tomlinson, Melinda Bielefelt, Annie Coffey, Algernon D’Ammassa, Christina Reynolds, Heather Sconyers. 85 min.

Prescindible cinta de terror convencional y aburrida en la que un perturbado encierra en su sótano a una muchacha con la simple intención de mantenerla allí como su posesión más preciada. Evidentemente la chica no se quedará de brazos cruzados.

Un argumento copiado de otros filmes de terror al que no aporta nada nuevo, cayendo en la reiteración una y otra vez hasta llegar a un previsible final. A este lamentable guión hay que añadir un look televisivo muy poco cuidado y unas lamentables interpretaciones para unos personajes llenos de tópicos y absolutamente planos.

Poco más que añadir a una cinta que aparentaba tener algo de interés tras visionar su engañoso trailer. No es recomendable ni para los fans del terror menos exigentes.

Lo mejor: La escena inicial del intento de fuga de la anterior inquilina del sótano.

Lo peor: Unas interpretaciones de telefilme de sobremesa.

Valoración (de 0 a 5): 0

Anuncios

MONSTRUOSO (2008)

1 abril 2008
tmp06.jpg

Cloverfield. USA. 2008. Director: Matt Reeves. Guionista: Drew Goddard. Fotografía: Michael Bonvillain. Música: No tiene. Intérpretes: Michael Stahl-David, Mike Vogel, Jessica Lucas, Lizzy Caplan, Odette Yustman, T.J. Miller, Margot Farley, Theo Rossi. 65 min.

Contada desde el punto de vista de una videocámara, este cacareado fantástico producido por el popular J.J. Abrams nos narra la lucha por sobrevivir de un grupo de jóvenes mientras la ciudad de Nueva York está siendo arrasada por alguna especie de ser monstruoso.

Decepcionante es la palabra que viene a la mente tras asistir al visionado de esta cinta, que se puede llegar a disfrutar si no se busca más que un rato de tensión y nervios, pero de la que se esperaba mucho más ante la avalancha publicitaria con que fuimos bombardeados antes de su estreno. Y es que la tinta corrió a mares por los foros y blogs dedicados al fantástico y terror haciendo cábalas acerca de la naturaleza del misterioso ser destructor de la ciudad. Pero es que visto el trailer está vista la película, que no aporta absolutamente nada más convirtiéndose en un ir y venir de los protagonistas para ir cayendo poco a poco como moscas. La película no transmite con eficacia la angustia de los personajes, principalmente porque el espectador no consigue identificarse con ellos ante sus nulas personalidades y nefastas interpretaciones. Son un grupo de pijos que caen mal desde la primera escena y a los que nos da absolutamente lo mismo lo que les ocurra.

El guión es inexistente y la falta de originalidad alarmante, ya que se está convirtiendo en una moda dentro del terror este subgénero de mostrarnos los hechos a través de la cámara de uno de los protagonistas, lo cual puso de moda la fallida El proyecto de la bruja de Blair (Myrick – Sanchez, 1999) y que hoy en día están siguiendo con mayor o menor fortuna películas como Rec (Plaza – Balagueró, 2007) o El diario de los muertos (George A. Romero, 2007).

Los efectos especiales son impactantes pero el uso de la cámara en mano consigue un efecto mareante que, lejos de transmitirnos la sensación de inseguridad de los personajes, lo que logra es crear una confusión tal que hace que el interés vaya decayendo conforme avanza el metraje. Mucho ruido y pocas nueces para lo que ha resultado ser una simple película de Godzilla vista a través de YouTube.

Lo mejor: Su campaña publicitaria.

Lo peor: Los estúpidos protagonistas.

Valoración (de 0 a 5): 1

24 TEMPORADA 1 (2001/02)

31 marzo 2008
tmp01-24-season-1.jpg

24 season 1. USA. 2001/02. Creadores: Robert Cochran y Joel Surnow. Intérpretes: Kiefer Sutherland, Leslie Hope, Sarah Clarke, Elisha Cuthbert, Carlos Bernard, Dennis Haysbert, Glenn Morshower, Jude Ciccolella, Eric Balfour, Xander Berkeley, Penny Johnson, Daniel Bess, Dennis Hopper. 24 episodios de 42 minutos cada uno.

Jack Bauer, jefe de la unidad antiterrorista de Los Angeles, deberá salvar la vida del senador y candidato a la presidencia de los Estados Unidos, David Palmer, de un inminente ataque terrorista. A la vez, la vida de su mujer e hija están en peligro y agentes de su departamento son sospechosos de estar implicados en ambos hechos.

Esta popular serie cuenta con una trama que, inicialmente, resulta bastante poco original y suena a muy vista, pero la estructura narrativa de los episodios así como el ritmo trepidante de cada capítulo consiguen convertirla en una de las más brillantes series de la historia de la televisión. Cada capítulo está construido de manera que transcurra en tiempo real para el espectador, dando comienzo la serie a las 12 de la noche del día de las elecciones primarias en el estado de California y terminando el 24º capítulo a la misma hora del día siguiente. Y la idea funciona asombrosamente bien, con constantes relojes y referencias horarias de los personajes que nos van indicando en qué momento del día nos encontramos y en qué momento van a ocurrir determinados acontecimientos. Si a ello unimos la habilidad de los guionistas de simultanear diversas historias, todas ellas interrelacionadas, utilizando el efecto de la pantalla múltiple de forma muy acertada, se consigue una emoción y tensión que pocas series han sabido igualar. Todo esto se ve favorecido por el esfuerzo de los creadores en dotar de verosimilitud y coherencia narrativa a los acontecimientos, aunque hay que decir que en la parte final de la temporada se les va un poco de las manos con ciertas situaciones un tanto exageradas y algún giro de guión demasiado rebuscado.

Otro valor importantísimo en el éxito de la serie son unos personajes magníficos, con personalidades bien definidas, e interpretados de manera magistral por el conjunto de los actores. Kiefer Sutherland borda el papel de Jack Bauer como absoluto protagonista, un agente implacable y con las ideas sumamente claras, que se mueve sin parar en una carrera contrarreloj para salvar a sus seres queridos. También son muy destacables Dennis Haysbert como el senador David Palmer y el elenco femenino interpretado por Leslie Hope como la mujer de Bauer, la bella Elisha Cuthbert como su hija y Sarah Clarke como la compañera y ex-amante del protagonista.

Técnicamente impecable, se trata de una serie del agrado de masas que cuenta con un guión estupendamente construido y un suspense que obliga a consumir un capítulo tras otro sin parar. Una perfecta combinación entre acción, emoción y calidad.

Lo mejor: La coherente simultaneidad de las historias.

Lo peor: El síndrome de abstinencia que crea en el espectador al finalizar la serie.

Valoración (de 0 a 5): 4

EL HOMBRE QUE MATO A LIBERTY VALANCE (1962)

28 marzo 2008
tmp032.jpg

The man who shot Liberty Valance. 1962. USA. Director: John Ford. Guionistas: James Warner Bellah y Willis Goldbeck, basados en una historia de Dorothy M. Johnson. Música: Cyril Mockridge. Fotografía: William H. Clothier. Intérpretes: James Stewart, John Wayne, Lee Marvin, Vera Miles, Edmond O’Brien, Andy Devine, Jeanette Nolan, John Qualen, Woody Strode, Lee Van Cleef, Strother Martin, Denver Pyle. 123 min.

A través de un largo flashback que abarca casi toda la cinta, un senador estadounidense relata a un periodista la verdadera historia del hombre que mató al mítico asesino Liberty Valance, hecho que significó el punto de partida para instaurar la democracia en el salvaje oeste.

Estamos ante uno de los westerns más redondos de la historia del cine, donde el maestro Ford se superó a sí mismo con una historia plagada de escenas míticas y diálogos imborrables. Con un sentido narrativo soberbio, se nos presenta a dos personajes contrapuestos, un abogado que cree firmemente en las leyes y el sistema judicial norteamericano interpretado de forma magistral por James Stewart, y un vaquero interpretado por John Wayne, algo tosco y rudo en sus maneras pero dotado de un sentido de la responsabilidad que le hace ser una gran persona. Entre ambos personajes existe el respeto mutuo más que la amistad, ayudándose mutuamente incluso en situaciones límite pese a estar enfrentados por el amor de una mujer, una espléndida Vera Miles cargada de ternura pese a su enérgico carácter.

Resulta sorprendente la cantidad de escenas magistrales que se van sucediendo en la pantalla, como la del filete en el restaurante, la del incendio en la casa de Tom Doniphon, la de la votación, la del debate electoral… en fin, una sucesión de momentos mágicos e irrepetibles rodados con gran fuerza y precisión. A destacar las escenas corales en las que multitud de personajes se mueven por la pantalla de forma absolutamente coordinada, así como los movimientos de cámara en las escenas interiores.

La riqueza de la cinta es enorme ya que, sumada a la brillantez técnica e interpretativa nos encontramos con un guión de múltiples lecturas el cual, camuflado bajo una historia clásica de pistoleros del oeste, nos cuenta una historia amor y amistad, nos muestra la gran distancia que existe entre la realidad y las leyendas populares, y realiza una reflexión acerca de la política y el poder de convicción de las masas. Una película obligatoria para saber lo que es el buen cine.

Lo mejor: El debate y show electoral que organizan para ganar votos, un espectáculo casi tan lamentable como en nuestros días.

Lo peor: Lo previsible de su final.

Valoración (de 0 a 5): 5

EL HOMBRE TRANQUILO (1952)

27 marzo 2008
tmp025.jpg

The quiet man. USA. 1952. Director: John Ford. Guionista: Frank S. Nugent, basado en una historia de Maurice Walsh. Música: Victor Young. Fotografía: Winton C. Hoch y Archie Stout. Intérpretes: John Wayne, Maureen O’Hara, Barry Fitzgerald, Ward Bond, Victor McLagen, Jack MacGowran, Arthur Shields, Mildred Natwick. 129 min.

Galardonada con el Oscar de Hollywood al mejor director y a la mejor fotografía, esta cinta nos relata el regreso a su Irlanda natal de un boxeador que residía en los Estados Unidos. Allí recuperará la granja de su familia y se enamorará de una joven por la cual tendrá que luchar contra las costumbres locales y su celoso hermano.

El norteamericano John Ford maneja con solvencia una sencilla historia a la que dota de un sentido del humor tierno e inocente, logrando algunas secuencias memorables. El aire irlandés se respira en cada plano de la película, consiguiendo hacer mítica con el paso de los años a esa imaginaria localidad llamada Innisfree, en la que transcurren los acontecimientos.

Se trata de una película que transmite optimismo y buenas vibraciones en cada escena, consiguiendo que los personajes calen hondo en el espectador. Además está rodada con oficio haciendo gala de una excelente fotografía y banda sonora, pero hay que decir que el paso de los años le ha pasado factura, resultando hoy en día excesivamente caduca en la mayoría de sus planteamientos. Es cierto que hay que situarse en otra época, aunque la película da la impresión de ser mucho más antigua de lo que realmente es, y que estamos hablando de las costumbres de un pueblo perdido de Irlanda, pero las situaciones planteadas resultan poco creíbles, máxime si unimos unas interpretaciones exageradas que resultan poco convincentes para unos personajes que están totalmente estereotipados. John Wayne se muestra muy limitado en la comedia, moviéndose como una especie de monstruo de Frankenstein entre la gentecilla del pueblo. Radiante, sin embargo, se muestra una pelirroja Maureen O’Hara, pero está totalmente desaprovechada en un papel que levantará ampollas en el colectivo feminista.

Sé que para muchos aficionados al cine clásico esta cinta se sitúa entre sus favoritas, considerándose como una comedia ejemplar que ha marcado escuela, pero en mi modesta opinión lo que nos ofrece es una historia casi infantil, con un metraje excesivo y bastante poca gracia.

Lo mejor: El divertido personaje interpretado por Barry Fitzgerald.

Lo peor: Su discurso caduco.

Valoración (de 0 a 5): 2

 

NINOTCHKA (1939)

26 marzo 2008
tmp014.jpg

Ninotchka. USA. 1939. Director: Ernst Lubistch. Guionistas: Charles Brackett, Billy Wilder y Walter Reisch, basados en una historia de Melchior Lengyel. Música: Werner R. Heymann. Fotografía: William Daniels. Intérpretes: Greta Garbo, Melvyn Douglas, Bela Lugosi, Ina Claire, Sig Rumann, Felix Bressart, Alexander Granach, Rolfe Sedan, Gregory Gaye, Rolfe Sedan, Edwin Maxwell, Richard Cale. 110 min.

El gobierno ruso envía a una estricta agente comunista a comprobar el trabajo que están realizando tres delegados comerciales soviéticos en París. Allí conocerá a un apuesto caballero que tratará de hacerla ver que la sociedad capitalista no es tan mala como ella cree.

Sin duda este mítico film es una de las más brillantes comedias de todos los tiempos y claro referente de otras comedias clásicas posteriores, como pueden ser algunos filmes del venerado Billy Wilder (no en vano él es uno de los guionistas de la cinta). La historia cuenta con un guión brillante que contiene los componentes necesarios para triunfar, una historia disparatada llena de dobles lecturas, unos personajes entrañables con el contrapunto de otros totalmente desquiciados y unas interpretaciones perfectamente ajustadas a sus papeles. Destaca sin lugar a dudas una atractiva Greta Garbo con su rictus serio y su mentalidad comunista radical que sorprenderá a propios y extraños cuando en un giro inesperado rompa a reír en una de las escenas más divertidas de la historia del cine. Y es que no fue habitual ver actuar en comedias a esta actriz tan seria y correcta, de ahí que la publicidad de la película rezase “¡Garbo ríe! (Garbo  laughs!)”, como algo sorprendente y digno de remarcar. La contrapartida a la Garbo la realiza un destacado Melvyn Douglas, como un galán que tratará de echar por tierra las fuertes convicciones de la seria protagonista. Y el contrapunto perfecto a estos dos estandartes de la belleza y la sofisticación lo componen los 3 delirantes agentes soviéticos, inconscientes y aprovechados pero provistos de un gran corazón.

El director alemán Ernst Lubistch, clásico y elegante, se mueve con soltura a lo largo de todo el film imprimiendo a todas las escenas su particular estilo. En el aspecto formal destacan los suaves movimientos de cámara con especial hincapié en algunos travellings de gran calidad, como el inicial que sigue a un recepcionista del hotel, y una fotografía en blanco y negro llena de tonos grises de gran riqueza.

Una comedia que no debe perderse ningún amante del buen cine con un gran guión, una suave crítica social y una exquisita protagonista.

Lo mejor: La risa de la Garbo.

Lo peor: La retahíla de remakes e imitaciones que ha generado.

Valoración (de 0 a 5): 3,5

JOHNNY GUITAR (1954)

25 marzo 2008

tmp024.jpg

Johnny Guitar. USA. 1954. Director: Nicholas Ray. Guionistas: Philip Yordan, basado en la novela homónima de Roy Chanslor. Música: Victor Young. Fotografía: Harry Strading. Intérpretes: Joan Crawford, Sterling Hayden, Mercedes McCambridge, Scott Brady, Ward Bond, Ben Cooper, Ernest Borgnine, John Carradine. 110 min.

Hagamos un sabroso paréntesis entre tanto estreno y cine moderno para enriquecernos con algunas obras clásicas del cine. Para comenzar nada menos que este atípico western dirigido por Nicholas Ray, autor de películas míticas como Rebelde sin causa (1955) y de otras épicas como Rey de reyes (1961) o 55 días en Pekín (1963). La historia nos cuenta los problemas que tiene Vienna, la propietaria de un salón de juego en las afueras de una ciudad del oeste americano, con los habitantes del lugar al relacionársela con una banda de presuntos atracadores. La aparición de un extranjero que viaja con su guitarra resultará determinante para el devenir de los acontecimientos.

Con un bajísimo presupuesto esta película alcanzó un gran éxito de taquilla en la época de su estreno, así como la unanimidad de la crítica al considerarlo como uno de los mejores westerns de la historia del cine. Y gran parte de su atractivo reside en lo poco convencional de su planteamiento, siendo la auténtica protagonista de la cinta una impetuosa Joan Crawford, una mujer dura y con las ideas muy claras que se enfrentará a una obsesionada Mercedes McCambridge en un duelo femenino sin precedentes. Y es que los protagonistas masculinos quedan relegados a un segundo plano ante unos personajes tan potentes como son estas dos mujeres (especialmente la primera), que nos ofrecen unas interpretaciones soberbias. Realmente estamos ante una historia de amor y celos, culpables del odio que se profesan ambas féminas y que llevarán hasta extremos insospechados, todo ello bajo el disfraz de una cinta del oeste con un engañoso título que para hacer justicia debiera haber sido el de Vienna, personaje interpretado por la Crawford.

La película cuenta con una estupenda fotografía llena de colorido y una mítica banda sonora, pero lo que más destaca es un guión lleno de escenas imborrables y diálogos míticos que ya han pasado a la historia del cine, como el que llevan a cabo Joan Crawford y Sterling Hayden cuando se produce su tenso reencuentro: “Miénteme. Dime que me has esperado todos estos años.”Una película mítica que no debe perderse ningún amante del buen cine.

Lo mejor: La fuerza de los diálogos.

Lo peor: El forzado rescate de la horca.

Valoración (de 0 a 5): 4,5